Dos estudiantes de Arquitectura aficionados por el arte
SERVICIOS
    Dos estudiantes de Arquitectura aficionados por el arte
    USB Medellín

    Dos estudiantes de Arquitectura aficionados por el arte

    Maria Camila Quintero López y Alejandro Vélez Tabares están próximos a cursar décimo semestre del programa de Arquitectura en nuestra Universidad, ambos se caracterizan por tener notables habilidades artísticas y por soñar en grande con su futura profesión.

    A María Camila siempre le ha gustado la idea de crear obras de arte, durante su carrera, ha sido cinco veces ganadora en el evento Alfombra Naranja. Tras estos logros y las experiencias adquiridas como estudiante, ha desarrollado un amor por la representación digital y a mano “básicamente me permiten expresar quien soy de manera subjetiva; para mí, el mero hecho de conjugar la creatividad, el conocimiento y la técnica significa que algo bueno va a resultar”.

    Durante sus primeros años de estudio, Camila pensaba que la Arquitectura se trataba solo de números y que, por ser buena en matemáticas, le iría bien; luego descubrió que esta carrera “no es la suma ni la diferencia de números, es el todo que compone una obra de arte”. También dice que en su facultad se recalca constantemente que un arquitecto debe manejar las diez letras que componen esta palabra, es decir, debe saber de: Arte, Redacción, QGIS (Sistema de Información Geográfica), Ubicaciones estratégicas, Ingeniería, Tecnología, Economía, Cultura, Tradición y Ordenamiento territorial, “si lees y dominas las mayúsculas al principio de cada palabra, terminarás por involucrarte en esta hermosa y compleja carrera, que si bien es algo sufrida por su exigencia, te deja con la experiencia de terminar amando el café cargado, los amaneceres y aquellos compañeros que se convierten en tu familia”.

    Esta Bonaventuriana viene de una familia un poco artística, su padre de joven hacía esculturas y la ha encaminado al dibujo abstracto y técnico, pero todo fue un proceso asegura ella, “el dibujo, como cualquier otro saber, no es nato, es decir, no naces siendo pintor, escultor, ni mucho menos dibujante profesional; como dice José María de Pereda: La experiencia no consiste en lo que se ha vivido, sino en lo que se ha reflexionado”.

    Como pasatiempo practica el dibujo a mano alzada y los dibujos digitales, una que otra pinturilla en óleo y le gusta plasmar cosas interesantes que observa cuando va en transporte público en sus bitácoras de bolsillo. Últimamente, debido al aislamiento obligatorio, ha aprovechado para perfeccionar técnicas de representación y diseño, ha hecho diplomados y cursos online, y le ha dedicado algunos espacios a aficiones como los juegos virtuales, las series y el dibujo en acuarela.

    Por otro lado, para su compañero Alejandro, la Arquitectura siempre ha sido la mejor manera para mezclar sus pasiones (el dibujo, el diseño y la creatividad) en una sola. Dice que gracias al conocimiento que ha adquirido en la carrera, ha aprendido a conjugar lo técnico y lo artístico con lo sensible del ser, esa introspección particular que tiene todo artista en sus procesos creativos, conservando la esencia del detalle “Desde pequeño soñaba con construir grandes edificios, pero ahora estoy construyendo algo más grande, un proyecto de vida que aportará a un mejor futuro para nuestra sociedad”, cuenta.

    Esta área profesional le ha permitido ver en el mundo un sinfín de realidades “me ha formado en la posibilidad de proyectar espacios para la gente, conectándola con el lugar donde habita y con sus rituales cotidianos”. Para él, la Arquitectura “no es solo diseño y creatividad, es analizar y comprender las formas en las que las personas se apropian del espacio, lo hacen suyo y lo convierten en una extensión de su ser”.

    Nuestro estudiante también valora que la Universidad lo ha formado, no solo desde el saber académico, sino también desde el ser, lo humano y espiritual; “he sentido una conexión inexplicable con todos los procesos y experiencias que he tenido en el transcurso de estos casi cinco años de carrera, fortaleciendo en mi la conexión con el entorno, la empatía y transformando mi forma de ver el mundo”. También le ha ayudado a encontrarse consigo mismo, a potencializar sus habilidades artísticas y creativas, a conocerse y a confiar en que es capaz de hacer todo lo que se propone, “el paso por la Facultad de Artes Integradas me ha abierto la mente y me ha cambiado la perspectiva de mi futuro”.

    Alejandro ama dibujar, afirma que desde pequeño tenía una afición por los colores y los trazos, con el tiempo descubrió que sus actividades hacían parte del mundo artístico y que debía explotar ese talento, ahora lo que pone en práctica en su pregrado. Le gusta dedicarse al realismo, los retratos y los paisajes, últimamente se ha sentido atraído por las técnicas secas a base de lápiz color y tiza pastel. Además de cultivar esta pasión, este Bonaventuriano dedica su tiempo libre a estar con su familia y amigos, viajar y desconectarse un poco, “pienso que la felicidad está siempre en el compartir de esos pequeños momentos de la vida”.

    Como profesional, planea realizar varias especializaciones en el diseño de espacios interiores y de vivienda. Su meta es vivir y trabajar en el exterior, viajar y conocer el mundo, seguir apasionándose por el arte y enriquecerse siempre de experiencias y personas valiosas; “sueño con conservar mi esencia de impresionarme con el más mínimo detalle, de seguir siendo sensible al arte y construir un futuro con mi familia, siempre de la mano de Dios y la arquitectura”.

    Alejandro cuenta que se siente Orgullosamente Bonaventuriano “porque la Universidad me ha abierto las puertas a un mejor futuro, me ha permitido crecer como persona íntegra en valores y conocimiento profesional, además de brindarme experiencias inolvidables con personas de calidad humana que han hecho de este proceso toda una aventura”.

    Por su parte, María Camila expresa que “si ser Bonaventuriana significa salir con un gran sentido de la humanidad, comprender que no necesitas ser mejor que el otro, percibir y entender diferentes pensamientos en una sola crítica, encontrar tu firma o sello en lo que estudias y dejar que te abran las puertas a un mundo profesional con la mayor actitud del mundo, pues me permito informar que me siento Orgullosamente Bonaventuriana”.

    Fuente: Facultad de Artes Integradas.
     
    Anterior artículo Expo 360º, un espacio interactivo para nuestros aspirantes
    Siguiente articulo En la Extensión Ibagué se dialogó sobre procesos de paz y justicia
    Print
    842 Calificar este artículo
    4.8

    Name:
    Email:
    Subject:
    Message:
    x
    «agosto de 2020»
    lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
    272829303112
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31123456

         
    Universidad de San Buenaventura en Colombia: Bogotá - Medellín (Armenia - Ibagué) – Cali – Cartagena

     57(4) 514 5600

    • Medellín: San Benito: Carrera 56C N° 51-110 Centro • Bello: Calle 45 N° 61-40 Barrio Salento • Centro de Formación Avanzada Fray Juan Duns Scoto OFM.: Carrera 82C N° 30A-120 C.C. Los Molinos, Torre Ejecutiva, Piso 20
    • Armenia: Barrio Sesenta Casas - Carrera 23 N° 4-07 • Ibagué: Calle 17N° 2-57 Centro

    © 2017 WWW.USBMED.EDU.CO • POLÍTICA DE PRIVACIDADTÉRMINOS Y CONDICIONES

    La Universidad de San Buenaventura Medellín es una Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional

    Top